¿Qué comunica tu postura en las entrevistas de trabajo?

Nuestro cerebro puede mentir, pero nuestro cuerpo no.

¿Has escuchado acerca de la comunicación no verbal? Es una nueva ciencia que estudia el comportamiento del cuerpo y cómo se manifiesta ante lo que decimos. Flora Davis, autora de La Comunicación No Verbal, explica que nuestro cuerpo comunica si estamos nerviosos, asustados o a la defensiva, esto por lo erguida o encorvada que puede estar nuestra columna. Así que antes de preparar tu CV y dominar tu entrevista checa lo que comunica tu cuerpo.

Un saludo cordial y seguro

Un buen saludo lo empieza todo, “la forma en que éste se realiza puede ser significativa”, asegura L. Davis.  Las manos con las palmas al descubierto comunican trasparencia, lealtad y confianza.  Al momento de saludar muestra tus manos de forma natural, no las escondas debajo del escritorio ya que comunica que ocultas algo. Mantenlas a la vista, una sobre la otra, con las palmas abiertas, no apretándolas, ni inquietas; ambos movimientos delatan tu nerviosismo e impaciencia.

Una voz clara y firme

¿Qué tienen en común los grandes líderes? La voz clara y gesticulada. No es de sorprender que personas con una voz clara y timbrada, cautivan. “Representa una manera directa de expresión de la personalidad”. Práctica tu gesticulación y tono de voz para tu entrevista, puedes colocarte un lápiz entre los labios y practicar tus conversaciones, esto ayuda a tus músculos a gesticular mejor las palabras y también a elevar el tono de voz.

Una mirada enfocada

Con esto no decimos que sea una mirada completamente fija, ya que L. Davis afirma que esto comunica incomodidad y amenaza. Al momento de la entrevista, mantén en lapsos una mirada fija y relajada en el rostro de tu entrevistador y de lo que te muestre.  No veas repetidamente los objetos que te rodean, esto comunica dispersión. Tampoco bajes la mirada constantemente, comunicas inseguridad; y por último no la eleves, no querrás que tu entrevistador interprete soberbia.

Cuidado con tu postura

Recuerda que el fin de una entrevista es comunicar profesionalismo, así que, en el caso de las mujeres, trata de no cruzar constantemente las piernas, ni recargar toda tu espalda sobre la silla.  En el caso de los hombres no cruces tu pierna ni coloques tu brazo en el respaldo de la silla, ya que no solo incomodarás a tu entrevistador, sino comunicarás seducción y altanería. Lo mejor es una espalda erguida y solo tus manos sobre el escritorio y manteniendo tus piernas quietas. “El mensaje que se transmite por el aspecto personal no es sólo el que se refiere a la persona en sí, sino también a lo que ella expresa” L. Davis.

¿Listo para triunfar en tu entrevista?  En RHS tenemos más contenido que te ayudará a obtener el empleo que deseas. Checa, comparte y etiqueta a tus amigos en nuestros artículos, y síguenos en redes sociales.

Fuente: La comunicación no verbal. Laura Davis

Comparte los artículos que más te hayan gustado